miércoles, 7 de noviembre de 2007

La economía se ha vuelto loca

Charlie Wilson, fue un exitoso director de la empresa fabricante de automóviles General Motors. Entre otras cosas, sostenía que si algo resultaba bueno para su empresa, también lo era para el gobierno y el pueblo de los Estados Unidos. A pesar de tratarse de una propuesta muy simplista, se repetía en todas partes como si se tratase de una verdad revelada por Dios.

Estados Unidos, había resultado victorioso en la segunda guerra mundial, y en América Latina, algunos líderes de opinión defendían como propias, las concepciones ideológicas formuladas por Departamento de Estado, incluyendo la propuesta del señor Wilson.

Aunque no comparto los criterios formulados por ese señor , debo reconocer, que en estos momentos, me encuentro realmente preocupado, por la noticia de que General Motors ha declarado, que registra perdidas de 39 mil millones de dólares en el último trimestre.

No creo que en ningún momento, el señor Wilson hubiese previsto un desastre tan grave para su empresa, pero de todas maneras, estoy seguro que algo como lo que ha ocurrido, debe afectar a los Estados Unidos, aunque las noticias, todavía no digan nada de ello.

Si bien, se trata del país más poderoso del mundo, muchas de las cosas que se han presentado en los últimos tiempos, nos muestran un panorama no muy claro, en relación a la economía de los Estados Unidos.

En primer lugar, debemos considerar que existen tantas cosas para preocuparnos, que resulta difícil el poder ordenarlas, y lo que es peor, ni siquiera sabemos por dónde debemos empezar.

El hecho de que en poco menos de una semana, los presidentes de Merril Lynch y de City Corp, han sido despedidos y obligados a abandonar sus privilegiadas posiciones en el mundo de las altas finanzas corporativas, como consecuencia de las perdidas multimillonarias que han sufrido esos gigantes de la banca mundial. Lo que ha sucedido es algo que debe examinarse con la debida atención. El despido de personajes de ese nivel, se convierte en noticia que da la vuelta al mundo.

La agitación bursátil que desde hace algunos meses, sacude los mercados internacionales del dinero, debe ser examinada con el mayor cuidado, para proponer los factores de corrección que se requieran.

La subida de los precios internacionales del petróleo, que se acercan peligrosamente a los US$ 100 por barril, no debe ser descuidada, y hay que analizar sus efectos y proyecciones sobre la economía mundial, pues si las cosas siguen así, todo esto se va a convertir en una locura que no la para nadie.